Economía Eje Cafetero 1er. Semestre 2020

Autor: Jesus Saldarriaga Gaviria

Gerente Regional Eje Cafetero

Analdex

El destino de las exportaciones del Eje Cafetero estuvo concentrado en Norte América (Estados Unidos, México y Canadá) con 40,5% seguido por Europa con 19%. Los mercados asiáticos no son un destino importante para la producción del Eje Cafetero.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Llevamos seis meses en aislamiento preventivo obligatorio (cuarentenas), y la economía y la salud de los colombianos afectada por causa de la pandemia, pero más específicamente por la calidad de las decisiones que se han tomado. Al revisar los impactos en Colombia, encontramos unas regiones más afectadas que otras. El Eje Cafetero, por ejemplo, es una región de las menos afectadas en términos de contagio, pero muy afectada en indicadores económicos, por ejemplo, el aumento de las tasas de desempleo.

Por el contrario, en Atlántico con Barranquilla y su Área Metropolitana, la tasa de desempleo fue la más baja en la medición del mes de julio de 2020, publicada por el Dane.

El Eje Cafetero, conformado por 53 municipios, con 2,5 millones de habitantes, participa con el 4% del PIB nacional y el 5,1% de la población. Es una región privilegiada por su ubicación geográfica y el desarrollo de infraestructura básica a partir de la economía cafetera. Siendo solamente el 1% del territorio nacional no es una región rica en recursos mineros, por ello, el 99% de las exportaciones son no minero energéticas, aunque con una alta concentración en café verde (64,3% del total en el primer semestre de 2020).

En el Eje Cafetero, aunque el café, plátano y otros cultivos son los que más área cultivada ocupan, es la caña de azúcar la que más representa en términos de producción (toneladas) con el 32%, seguida por el plátano con el 31%. En su orden sigue los cítricos, aguacate y café con 9%, 6,4% y 5,8% respectivamente. En cuanto a cultivos transitorios, el tomate es el que más se produce en la región con el 47,5%, seguido de hortalizas varias con 12,7%.

El último dato disponible de crecimiento económico del PIB del Eje Cafetero es de 2018. Para este año, la región creció 2,9%, por encima del promedio nacional que fue de 2,6%. El PIB del Eje Cafetero a precios corrientes de 2018, tuvo un valor aproximado de 35 billones de pesos, los cuales están representado con 18,8% en comercio, restaurantes y hoteles, 16% administración pública y defensa (el grueso de esta es educación y salud, pública y privada), 11,9% industria manufacturera, 8,7% agricultura, ganadería y pesca y 8,2% actividades profesionales, científicas y técnicas. En estas cinco ramas de actividad económica se llega al 64% del PIB de la región, mostrando una economía diversificada, aunque con grandes retos en las actividades productivas relacionadas con la economía naranja (información y telecomunicaciones, actividades artísticas, culturales y de recreación).

La estructura económica del Eje Cafetero ha sido afectada grandemente por la pandemia con el freno a muchas actividades productivas. Aunque la producción y exportación de café verde ha sido una tabla de salvación para mitigar la crisis, el sector agropecuario disminuyó las exportaciones en el primer semestre de 2020, comparado con el mismo período de 2019, en 1,8%. Las exportaciones totales disminuyeron en 4,6%, siendo la industria automotriz la de mayor caída (51%), seguido por la industria básica con el 30%. El único sector que aumentó las exportaciones fue el agroindustrial con 4,8%, muy seguramente impactado por las exportaciones de azúcar desde el Ingenio Risaralda.

El destino de las exportaciones del Eje Cafetero estuvo concentrado en Norte América (Estados Unidos, México y Canadá) con 40,5% seguido por Europa con 19%. Los mercados asiáticos no son un destino importante para la producción del Eje Cafetero. Soló Japón y Corea del Sur con 5,4% y 3,1% respectivamente, aparecen en el mapa del comercio exterior. América Latina, a excepción de Ecuador (4,5%) y México (3,1%), son mercados poco explorados por nuestros empresarios. Es importante resaltar este indicador, dado que el reacomodo de las cadenas globales a cadenas regionales de valor les dará mayor importancia a los mercados cercanos a Colombia. En este caso hay productos con oportunidades inmediatas como los de higiene para combatir la pandemia (jabones, geles, alcoholes), para los cuales se tiene buenas capacidades de producción en Quindío y en Caldas. Perú, por ejemplo, tiene una alta demanda potencial de dichos productos.

Las importaciones del Eje Cafetero cayeron 17,4% para el primer semestre de 2020, donde los bienes de consumo fueron los que más disminuyeron, seguido por productos intermedios (materias primas) con una caída del 15%.

Finalmente tenemos el indicador más crítico para la economía regional y es el mercado laboral. Las tres ciudades principales del Eje Cafetero han aumentado en gran medida la tasa de desempleo en el marco de la pandemia. Armenia 29,5% frente a 15,5% que tuvo en 2019, Manizales 27% frente al 10% y Pereira (AM) 24,1% frente al 8,2%. La tasa de desempleo nacional fue de 20,2%, evidenciando que las zonas urbanas sufren más que las rurales con la tasa de desempleo. ¡tamaño reto tenemos en la región con esta variable!