La terminación del paro camionero, el pasado viernes, le puso punto final al pulso que por mes y medio sostuvieron el Gobierno y los transportadores de carga por carretera, pero no ha frenado la cuenta de pérdidas que la protesta le genera al aparato productivo.

Y es que cualquier cifra de pérdidas que se estime resulta rebatible, pues cada sector hace las cuentas sobre lo que directamente le concierne y deja de lado las que no hacen parte del negocio.

Así, hasta el pasado martes, el gremio de las empresas transportadoras de carga, Asecarga, contabilizó 2,6 billones de pesos sumando fletes, peajes y combustibles. Desde la SAC, gremio agropecuario, la cuenta era de un billón de pesos, al integrar resultados de la agricultura y sectores productores de carne de res, cerdo y pollo, leche y huevos.

Lo que sí está claro es que la inmovilización que se prolongó por 46 días generó graves perjuicios, pero, ¿recuperan la economía y las empresas esos daños?, ¿en cuánto tiempo?

Los primeros en responder son los empresarios. Bruce Mac Master, presidente de la Andi, dijo: “el daño a la economía fue inmenso y el daño a la producción muy grande, lo que dejamos de producir no lo recuperaremos nunca”.

En su cuenta de Twitter, el dirigente advirtió: “Pérdidas derivadas del paro serán irrecuperables, habrá efectos en crecimiento e inflación”.

Por su parte, Clarita María García, directora de Defencarga, gremio de los generadores, recordó que según Anif el paro camionero de 2013 que se prolongó por 24 días, impactó de forma negativa el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 0,1 %.

“Si consideramos que el paro que acaba de pasar duró el doble, se podría pensar que el efecto sobre el PIB también se duplicaría, 0,2 %. Pero es muy atrevido calcular ese detrimento, porque nunca habíamos tenido una situación tan compleja como la que acabamos de ver con desabastecimiento, parálisis de plantas industriales, y todo eso no se puede cuantificar”, declaró.

Para García, las empresas generadoras de carga tardarán por lo menos un mes para normalizar sus actividades y destacó que, aunque en los puertos hubo mucho represamiento de mercancías, estos no colapsaron.

Prueba de ello es que el jueves, horas antes de que se levantara el paro, la Sociedad Portuaria Buenaventura aseguró que estaba en capacidad de recibir y atender cualquier tipo de motonaves y cifró en 7.922 tractomulas lo necesario para retirar contenedores de importación y de graneles.

Comercio exterior

El presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz Molina, sostuvo que es muy difícil precisar en cuánto tiempo los exportadores recuperarán los negocios que se perdieron.

“Buena parte de los reclamos van llegar más tarde, cuando se reciban los reportes de los clientes por los productos que no se entregaron a tiempo. En algunos contratos hay sanciones económicas por incumplimiento y en otras, pues, se perderá el cliente porque verá al proveedor colombiano como no confiable. Pero eso no lo sabremos hoy, eso se conocerá más adelante”, manifestó Díaz.

Desde la Federación Colombiana de Agentes Logísticos en Comercio Internacional (Fitac), su presidente, Miguel Espinosa, expresó que más allá de las pérdidas económicas, la gran inquietud que le queda a la cadena logística es: ¿cuál será el próximo paro?

También confió en que las soluciones acordadas sean de largo plazo y que logren que la eficiencia del transporte sea mayor.

“El Gobierno tiene que empezar a buscar otros medios de transporte e impulsar la intermodalidad, porque no podemos estar supeditados a un medio que, tradicionalmente, ha servido al país, pero que en algunas ocasiones sus eficiencias dejan mucho que desear”, agregó Espinosa.

Según Ricardo Virviescas, presidente de la Cámara Nacional del Transporte (CNT), el mayor costo del país será volver a poner al día todas las operaciones marítimas, fluviales y férreas y cumplir los contratos internacionales.

“Lo más delicado es que siguen rodando carros mal matriculados y esa es una competencia desleal bárbara: los pequeños propietarios, dueños de uno y dos carros que han cumplido con sus matrículas, hicieron un paro que, al final, terminó legalizando la corrupción”, afirmó.

Los aprendizajes

Para Saúl Pineda, director del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario, la gran lección del paro camionero es que el país necesita un horizonte de largo plazo en su competitividad y defina cuál es el país que se debe construir en los próximos 40 años. Tras la parálisis, ya Colombia está pagando los costos y eso se refleja en términos de inflación, de productividad, de freno al comercio internacional, entre otros aspectos.

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, se sumó a las voces que consideran que el país no puede seguir dependiendo del transporte de carga por tierra. “Hay que mirar ferrocarriles y hay que revisar, inmediatamente, la navegabilidad en ríos”.

Para Guillermo Botero, presidente de Fenalco, el acuerdo debe permitir una rápida reposición del parque automotor colombiano que “es a todas luces obsoleto con altos costos de operación que dificultarán la obtención de la debida rentabilidad por parte de los camioneros”.

Finalmente, Luaskin Pérez, gerente de Unilac, comentó que las 810 familias que integran esa cooperativa lechera encarnan lo que padecieron los pequeños productores agropecuarios.

“¿Qué se debe hacer para evitar volver a botar leche, como fue nuestro caso? La respuesta es concreta: requerimos urgentemente una pulverizadora, para no botar leche en paros o enlechadas que, seguramente, volverán a ocurrir”, enfatizó.

Para el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Rafael Mejía, el proyecto de reforma tributaria estructural que presentará en ese semestre el Gobierno a consideración del Congreso, es muy delicado para el sector agropecuario por el tema del IVA, porque todo debe estar sin este impuesto o todo tenerlo y el resultado final sería un incremento al consumidor.

El dirigente gremial consideró que es importante que la iniciativa sea estructural y no volver a tener pedacitos, porque “debemos buscar ampliar la base y que todos sepan que tiene que pagar impuestos así sea un poquito”.

En cuanto al plebiscito el dirigente gremial manifestó que espera que elpresidente Santos explique lo que implica el texto de los compromisos con las Farc, de que significa votar por el SÍ o votar por el No, porque incluso también va afectar el transcurso de la reforma tributaria.

El presidente de Analdex, Javier Diaz Molina, manifestó que la buena noticia del proyecto de reforma tributaria, en medio de una dinámica en lo que será la votación del plebiscito, que dio el presidente Santos en su discurso de instalación del Congreso, es que va en el segundo semestre del 2016.

Agregó, que el tema era, que se quedara para el 2017 porque no había el espacio suficiente dada la prioridad que se le da al plebiscito.

“La preocupación que nosotros tenemos es que haya muy poco tiempo para la discusión y que muy seguramente se va a presentar a finales de septiembre y esperamos la discusión ya que en Reforma del 2014, cargo mucho la parte tributaria a las empresas y hoy Colombia tiene una carga impositiva que sólo la supera Bolivia y Argentina.

Finalmente el presidente de Analdex, dijo que se debe cuidar que la inversión extranjera para que no se vaya a países que tienen una tributación más baja y por eso consideró que se debe sacar esa reforma tributaria estructural, antes de que termine el presente año.

En los primeros cinco meses del año, las importaciones colombianas se redujeron un 22,4 % frente a igual periodo del año pasado, hasta los 1.554,5 millones de dólares, informó ayer el Dane.

Sin embargo, la reducción no estuvo jalonada por los bienes de consumo directo, como los que se compran en las cadenas de supermercados o centros comerciales, pues estos crecieron 5,1 % frente a 2015.

En cambio, la reducción de compras al exterior estuvo motivada por la disminución de 16,3 % en insumos elaborados para la industria. Esta categoría participa con 32,1 centavos de cada dólar que llega en mercancía al país.

Asimismo, de cada dólar, 21 centavos corresponden a importación de bienes de capital para producción nacional, y se redujo un 24,8 %, al pasar de 4.989,5 millones de dólares en 2015 a 3.754,1 millones en 2016.

Para Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), este comportamiento se debe en gran medida, a la sustitución de insumos para la industria nacional.

“Lo que observamos es que con un dólar que se sostiene sobre los 3.000 pesos en el promedio del año, se frenó el ingreso de maquinaria para la producción. Pero también hay productos que aumentaron su llegada, porque no se consiguen en Colombia”, agregó.

Es por eso que los datos revelados ayer por el Dane mostraron que entre enero y marzo, los productores colombianos mermaron el ingreso importado, pero los hogares siguen comprándole al mundo.

Los alimentos básicos (como frutas) importados y los elaborados (por ejemplo conservas) destinados al consumo de los hogares crecieron 5,1 % y 0,1 %, respectivamente, frente a 2015.

Cuentas departamentales

En el caso de Antioquia, la reducción anual de importaciones a mayo fue del 23,7 %, hasta 2.614 millones de dólares. El departamento participa con un 48 % de productos que compra Colombia al mundo.

Ahora, el reporte para mayo mostró una reducción de importaciones de 19,3 % frente al mismo mes de 2015, hasta 3.584 millones de dólares. Agro, combustible y manufacturas disminuyeron. La principal caída se registró con Estados Unidos, con una variación negativa 35,4 % anual y con Corea del Sur (-35 %).

Cuentas aún no cuadran

Mientras tanto, el déficit de balanza comercial del país, la diferencia entre compras y ventas al mundo, se redujo de 5.454 millones de dólares a 5.881 millones.

China continúa como el socio con que más se inclina la balanza en contra (-2,664 millones de dólares), seguido de México (-960 millones) y Estados Unidos (811 millones). El mayor superávit es con Ecuador (121 millones), Perú (127 millones) y Turquía (141 millones)

Después de surtir debates en el Congreso de la República y superar polémicas entre empresarios colombianos por supuesta desventaja competitiva, hoy entra en vigencia el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Corea del Sur, suscrito en febrero de 2013.

Ya el tiempo de llorar y rasgarse las vestiduras pasó. Fueron tres años y cinco meses de preparación desde la firma. A primera vista se ve un acuerdo comercial desbalanceado, al comparar los desarrollos industriales de ambos países o al valorar el precio de un contenedor con productos coreanos frente a uno colombiano.

Pero este primer acuerdo con Asia también es una oportunidad para realizar sinergias, transferencia de conocimiento industrial, tecnológico e incluso académico, de acuerdo con analistas consultados por EL COLOMBIANO.

Por ejemplo, Antioquia se presenta con alto potencial exportable en 159 tipos de bienes, según cuentas del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Se destacan: leche en polvo, productos lácteos, flores frescas, frutas (banano, higos, aguacates, tamarindo), café en grano, cacao y chocolates, entre otros (ver gráfico).

“Es el inicio de nueva etapa del comercio exterior colombiano, con una Colombia más moderna, con empresas más productivas, innovadoras y competitivas y en eso Antioquia podrá sacarle juego al acuerdo”, comentó la ministra María Claudia Lacouture.

Se estima que Colombia cuenta con 7.400 productos que hacen parte de la canasta exportadora hacia el país asiático, entre los que sobresalen los vinculados con la agroindustria.

Lazo estratégico

Asimismo, este tratado termina siendo puerta de entrada para que Colombia ingrese fuerte al Asia-Pacífico, región promisoria en el desarrollo comercial global (ver Escena).

Además, países como Chile y México, socios de Colombia y que ya tienen TLC con Corea, fueron capaces de desarrollar una oferta exportable hacia ese mercado, sobre todo en la parte agrícola.

“Nosotros también lo podremos hacer, al cumplir con estándares internacionales en calidad, inocuidad y seguridad”, indicó Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior de Colombia (Analdex).

Claro está, hay que hacer la tarea porque no es un proceso automático. Se estima que el pleno aprovechamiento de este TLC puede tardar cinco años, pero vienen periodos de desgravación paulatina que hay que enfrentar desde hoy.

En el caso de la transferencia de conocimiento académico, para formación de nuevo talento humano, Clara Inés Rueda, decana de Estudios Internacionales de Esumer, manifestó que “habrá mayores vínculos entre universidades, con facilidad de intercambios de estudiantes y creación de nuevos programas educativos que respondan a la demanda del mercado internacional”.

Sin embargo, Rueda reconoció que las pequeñas y medianas empresas colombianas serán las más afectadas en primeros años de implementación. Pero esto es alternativa para que las pymes mejoren en productividad y calidad.

En una reciente edición del informe ‘Connecting to Compete 2016’del Banco Mundial se calificó y se comparó el desempeño de los países en el área de la logística.

Como informó el Banco Mundial, el índice de desempeño logístico, que hace parte de ‘Connecting to Compete 2016’, mide la eficiencia de las cadenas de suministro internacionales. El estudio abarca 160 países y se basa en una evaluación multidimensional en la que participaron más de 1.000 profesionales internacionales del sector de la logística.

En gran parte, el comercio mundial depende del desempeño logístico y la eficiencia con que los países importan y exportan bienes determina el modo en que crecen y compiten en la economía mundial.

Es por estos motivos, que los países con una logística eficiente pueden vincular con facilidad a las empresas con los mercados nacionales e internacionales a través de cadenas de suministro confiables. Por el contrario, aquellos países donde existe ineficiencia en esta materia, enfrentan dificultades en cuanto a competitividad y costos elevados (tanto en tiempo como en dinero) en el comercio internacional y en las cadenas internacionales de suministro.

El índice de desempeño logístico que se incluyó en el informe, refleja información crucial sobre la complejidad del comercio internacional. La eficiencia en el despacho aduanero, la calidad de la infraestructura y la puntualidad de los embarques, son criterios claves que se tuvieron en cuenta para la evaluación.

“El índice de desempeño logístico ayuda a los funcionarios encargados de elaborar políticas a comparar el funcionamiento de su país con el de sus pares en lo que respecta al transporte transfronterizo de mercaderías y la conexión con las cadenas de suministro internacionales”, explicó José Guilherme Reis, gerente de Prácticas de Comercio del Departamento de Prácticas Mundiales de Comercio y Competitividad del Grupo Banco Mundial.

Principales resultados y conclusiones

El primer país latinoamericano que aparece dentro del ranking es Panamá y se encuentra en el puesto 40, por su parte, Colombia se ubica en el puesto 94 a nivel general y en el 14 a nivel regional.

Fuente: Banco Mundial, elaboración Dinero

Fuente: Banco Mundial, elaboración Dinero

Según el Banco mundial, es importante destacar algunas conclusiones sobre el comportamiento y resultados del desempeño logístico:

  • Persiste una gran brecha logística entre los países más desarrollados y los menos desarrollados. Esto se evidencia en que en los países de ingreso alto se obtienen en promedio puntajes un 45% más altos que los de ingreso bajo.
  • Los países ubicados en los últimos puestos del ranking son economías frágiles afectadas por conflictos armados, desastres naturales, inestabilidad política o limitaciones geográficas.
  • La infraestructura sigue siendo un factor fundamental para garantizar una conectividad básica y el acceso a vías de salida para la mayoría de los países en desarrollo.
  • En los 30 países con mayor puntaje en el índice de desempeño logístico, tan solo 1 de cada 10 embarques no cumple con los criterios de calidad.

“No hay comercio sin logística, y una logística deficiente a menudo significa escaso volumen de comercio”, afirmó Huxiang Zhao, presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Transitarios y Asimilados. “Para lograr un desempeño logístico adecuado se requiere la integración de numerosos elementos en toda la cadena de suministro”.

A continuación encontrará información importante sobre el Acuerdo Comercial entre la República de Colombia y la República de Panamá:

Capítulos:

Anexos:

 

Ya no hay vuelta atrás: este viernes entrará en vigencia el tratado de libre comercio (TLC) entre Colombia y Corea del Sur. El acuerdo comercial tuvo que superar acalorados debates en el Congreso de la República y opiniones divididas en la Corte Constitucional y debió enfrentar las fuertes críticas de algunos sectores industriales, como los ensambladores de autos, que ven su negocio amenazado por la fuerte industria automotriz coreana. Sin embargo, los retos fueron superados y desde este 15 de julio el país asiático será el nuevo aliado en materia de comercio exterior colombiano. La pregunta que queda es: ¿qué se ganará con este pacto?

Para la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, “el acuerdo comercial con Corea es una oportunidad para aprovechar las fortalezas que tenemos en agroindustria, dada la vocación importadora de ese país, pues tan sólo el 30 % de su territorio es cultivable. En el nuevo escenario que se nos abre por las ventajas comerciales que tendremos al amparo del acuerdo, nuestras frutas y hortalizas gozarán de esos beneficios. Este acuerdo es una plataforma para llegar a un consumidor asiático que tiene amplias preferencias por las frutas exóticas, las flores y el café. Para aprovecharlo debemos fortalecer la competitividad con ayuda de las herramientas que este ministerio tiene para los empresarios”.

De acuerdo con Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), “el éxito de cualquier TLC depende de nosotros. Son sólo herramientas y nosotros vemos cómo las aprovechamos. Sin embargo, es claro que el tratado con Corea del Sur puede ser la oportunidad de Colombia de penetrar el mercado asiático, el cual por el momento es muy poco trabajado. En cuanto a importaciones, nos podríamos beneficiar en todo el tema automóviles y de electrodomésticos, en el área de línea blanca. Además, esta puede ser la oportunidad para que los productos agropecuarios exploten un territorio con alta demanda. En especial, hay potencial para frutas como el mango, la papaya y el banano”.

El mercado agrícola que se podría explotar no es nada despreciable. Corea del Sur importa cada año US$27.000 millones y Colombia podría robarse una tajada de ese pastel. De acuerdo con el Ministerio de Comercio, hay 500 productos agropecuarios de todos los departamentos del país con potencial en Asia. Y de ese total hay una nómina de 321 que el país ya exporta, pero que aún no han conquistado Corea.

“En materia automotriz, el consumidor nacional se verá beneficiado con una mayor oferta. Durante el primer semestre de 2016 los carros provenientes de Corea del Sur tuvieron una participación de 14,7 % del mercado local, sólo superado por México (19,4 %) y los carros ensamblados en Colombia (37,3 %). Si bien no se espera una reducción de precios de los automóviles de este país asiático en el corto plazo, sí se espera que estos productos aumenten su presencia. Por su parte, los productores locales deberán adaptarse a la nueva realidad del comercio exterior colombiano, una política arancelaria que se irá desmontando de a poco, pero que abre la puerta a un poderoso jugador automotor internacional”, afirmó Oliverio Enrique García, presidente de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos).

A pesar del nuevo flujo comercial que sería posible con la entrada en vigencia del TLC, la producción automotriz colombiana ha ganado relevancia en el último año: las cifras de Andemos muestran que, mientras en el primer semestre de 2015 los autos fabricados en el país representaban el 32 % del mercado local, en los primeros seis meses de 2016 su participación subió hasta 37,9 %. Por su parte, los carros de Corea del Sur bajaron su peso de 16,6 a 14,7 % en el mismo período. Sin embargo, no se puede desconocer que debido al dólar, el encarecimiento de los créditos y la actividad económica, el registro de matrículas de nuevos vehículos ha caído 8 % entre enero y junio de 2016, según la Federación Colombiana de Comerciantes (Fenalco).

Si bien este viernes entrará en vigencia el TLC con Corea del Sur, el proceso para que se materialice la totalidad del tratado llevará tiempo: en materia industrial, el 96 % de la oferta nacional exportable podrá ingresar de inmediato sin gravámenes; el restante 3% se dará en cinco años y el 1 % que faltaría se cumpliría en 10 años. Para el caso agrícola, el 56 % entrará con beneficios arancelarios desde la puesta en marcha del acuerdo. Luego, un 25 % se desgravará en 10 años y el 19 % restante en un plazo mayor a una década.

A continuación encontrará información sobre el Acuerdo Comercial entre la República de Colombia y el Estado de Israel:

Capítulos:

Queda poco más de un mes para que se cumpla un año del cierre indefinido de la frontera colombo-venezolana y este domingo Cúcuta tuvo un breve recuerdo de lo que representaba para su economía el comercio fronterizo. El corredor humanitario que se habilitó el pasado 10 de julio les dio la oportunidad a miles de venezolanos de abastecerse de bienes de primera necesidad en la capital de Norte de Santander, dinamizando tanto a los pequeños como a los grandes negocios locales. Y dado que las cancilleres se reunirán el próximo 4 de agosto para estudiar una posible apertura, lo que se negociaría también podría implicar un choque económico en estas ciudades fronterizas colombianas.

Para Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), “indudablemente cuando se abra la frontera el comercio de Cúcuta se redinamizará. El efecto que se vio cuando se abrió el corredor humanitario el domingo pasado indica que la frontera está viva. A medida que exista escasez en la nación vecina, nuestro país se verá beneficiado por este comercio fronterizo. De hecho, tenemos reportes de que algunos venezolanos viajaron varias horas para hacer compras en Colombia. Sin embargo, en materia de comercio exterior el obstáculo principal continúa: el flujo de divisas. Mientras no se corrijan las imperfecciones en el mercado cambiario venezolano, los exportadores colombianos no se atreverán a mandar su producto a este territorio, ni siquiera sabiendo de la inmensa demanda que hay”.

En el caso de Cúcuta, hace un año su panorama económico era de contrabando, informalidad de cerca del 70 % y con uno de los desempleos más altos del país (14 %). Por esto, cuando Venezuela declaró el cierre de su país, el Gobierno colombiano tuvo que declarar emergencia económica en toda la frontera para implementar políticas de empleo, empresarial y de vivienda tanto para los afectados nacionales como para los expulsados de Venezuela. Y ahora que se estudia una posible reapertura, vale la pena preguntarse si los auxilios del Gobierno han tenido efecto dentro de la actividad comercial de las zonas afectadas. ¿Qué se ha logrado hasta el momento? ¿Están preparadas?

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (Mincit), se ampliaron los recursos disponibles para la reconversión productiva de los comerciantes de las zonas de frontera, pasando de $4.787 millones en 2015 a $10.285 en 2016. En este momento hay 30 de estos, de los cuales 10 se encuentran en etapa de estructuración acompañados por el Mincit e iNNpulsa.

Se trata de iniciativas enfocadas a agroindustria, negocios barriales (peluquerías, panaderías, talleres de mecánica y supermercados) y empresas franquiciadoras que quieren llevar sus marcas a esa región. Los recursos benefician a 1.200 pimpineros, 512 en Cúcuta, identificados en un censo realizado por el ministerio de Minas en las regiones de frontera afectadas por la crisis. El Gobierno Nacional también transfirió una zona franca al departamento de Norte Santander, una inversión que, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Cúcuta, asciende a $7.200 millones.

Asimismo, entre septiembre de 2015 y mayo de 2016, Bancóldex ha desembolsado $144.339 millones para ayudar a 10.280 empresas de Norte de Santander. En La Guajira, en mayo pasado se dispusieron $4.476 millones para también auxiliar a 1.441 comercios de esta zona. Además, hay un fondo de $10.000 millones para empresarios que tuvieron que relocalizarse desde Venezuela hacia Colombia. Los préstamos buscan ayudar a las necesidades de liquidez e inversión de estos negocios, para consolidarse en el mercado y generar empleo. ¿Se reactivará el comercio en la frontera?

En diálogo con 6Am Hoy por Hoy, el presidente de Analdex, Javier Díaz Molina, señaló que pese al paro de transportadores que cumple más de 30 días, se han logrado sacar algunos productos para comercializarlos.

“Se han organizado unas caravanas que han permitido sacar carga del Puerto de Buenaventura, el fin de semana el Puerto estaba al 100% y terminó al 70% de capacidad, es decir, se logró evacuar, buena parte de la mercancía y están saliendo caravanas con contenedores de exportación” precisó.

Señaló en este punto que “le hemos brindado todo nuestro apoyo alGobierno, hemos estado en contacto permanente con el viceministro de Comercio Daniel Arango y de transporte, Dimitri Zaninovich, que han estado pendiente del tema”.

“Hemos estado hablando sobre los puntos de la negociación, el gobierno no puede ceder en esas pretensiones porque volveríamos al pasado, a una tabla de fletes que el país superó, y lo que requiere el país es ser competitivo y eficiente, necesitamos hacer un ajuste de fondo de ese sector del transporte” puntualizó.

AFILIESE A ANALDEX Y CONOZCA NUESTROS BENEFICIOS

últimas noticias


julio 25, 2016

Se levantó el paro camionero, pero las pérdidas siguen apareciendo – EL COLOMBIANO

La terminación del paro camionero, el pasado viernes, le puso punto final al pulso que por mes y medio sostuvieron el Gobierno y los transportadores de carga por carretera, pero no ha frenado la cuenta de pérdidas que la protesta le genera al aparato productivo. Y es que cualquier cifra…

TWITTER @AnaldexColombia

Analdex Colombia

Retweeted CELPA Zona Franca (@ZonaFrancaCELPA): Gracias por seguirnos, @AnaldexColombia ¡Nuestro país avanza hacia el progreso! #Colombia

Analdex Colombia

Retweeted Latinpyme (@Latinpyme): Gobierno cubrirá daños ocasionados a vehículos por paro de transportadores... fb.me/4Xq0ObEWi

YOUTUBE

GALERÍA DE IMÁGENES



ALIADOS ESTRATÉGICOS

Procolombia

Mincomercio

Bancoldex

Dian

Superintendencia Industria y Comercio

Sena

ica

invima

Policia Nacional