Comparte esta noticia!!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La breve historia de los usuarios de confianza

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pocket
Share on email
Share on print
El nuevo régimen de aduanas derogó los usuarios de confianza, por lo que los declarantes deberán migrar al operador económico autorizado para preservar los beneficios

En 2015, en uno de los últimos borradores de lo que fue el derogado decreto 390 de 2016, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales – DIAN, incluyó en el texto[1], los importadores, exportadores y operadores de comercio exterior de confianza, en adelante los usuarios de confianza.

Estas figuras se ajustaban a las disposiciones del Convenio de Kyoto Revisado, que por la fecha se intentaba integrar con el régimen de aduanas, en tanto su reconocimiento reposaba en el perfil de riesgo del declarante u operador, a diferencia de los usuarios aduaneros permanentes – UAP, y altamente exportadores – ALTEX, que dependían del número de operaciones y el patrimonio; y un poco más similar a los criterios para obtener la autorización como operador económico autorizado – OEA.

Adicional a lo anterior, los usuarios de confianza también gozaban de prerrogativas, siendo las más llamativas el pago consolidado y la constitución de una garantía global, teniendo en cuenta que los UAP y ALTEX desaparecerían del ordenamiento en el 2020.

Luego, en 2016 fue finalmente expedida la “nueva regulación aduanera” y entraron en vigor el 22 de marzo del mismo año, entre unos pocos otros artículos, los tratamientos especiales[2], que incluía los OEA, usuarios de confianza y los exportadores autorizados. No obstante, no lo hicieron en la misma línea los beneficios de cada uno, como es el desaduanamiento abreviado, pues quedaron dispuestos a las reglas de la aplicación escalonada que trataba el artículo 674.

Transcurridos dos años desde que rigieran las disposiciones, habían sido autorizados alrededor de 50 OEAs, en las categorías de exportador e importador, y un poco más de una docena de exportadores autorizados, pero ningún usuario de confianza. Esto se debe a que los dos primeros eran “autorizados”, es decir, previo cumplimiento de requisitos los declarantes presentaban la solicitud ante la autoridad, la cual realizaba el estudio respectivo y procedía a su aprobación o rechazo.

Por su parte, los usuarios de confianza eran “calificados” y, aunque la norma no lo indicará de esa forma[3], se entendía que era un reconocimiento que realizaba la DIAN de manera autónoma con base en el sistema de gestión de riesgo, que para la fecha continuaba en construcción.

Pese a lo anterior, algunos empresarios mantenían su confianza en que serían homologados a este tipo de usuarios, especialmente aquellos que ostentaban la calidad de UAP y ALTEX. Sin embargo, redujeron sus expectativas cuando en el proyecto del decreto que hoy se conoce como el 1165 publicado a finales del año pasado y cuya estructura comprendía tres libros, dejaban a los usuarios de confianza en el libro segundo, lo que se significó que estaban sujetos al desarrollo de los servicios informáticos electrónicos, por lo que no se esperaría alguna calificación en los próximos dos años por lo menos.

En julio de este año, fue expedido el decreto 1165, el cual entró en vigencia el dos de agosto y derogó los usuarios de confianza, que como indicamos, solo fueron una “expectativa” que no se llegó a cumplir, pues a pesar de que existían en el ordenamiento desde hace más de tres años, nunca se materializaron y ahora varias empresas que esperaron pacientemente dicha calificación entrarán en una carrera contra el tiempo para obtener el OEA y así preservar los beneficios.

No obstante lo anterior, encontramos en la resolución reglamentaria 46 de 2019 una pequeña posibilidad para que aquellas empresas que no logren obtener la autorización antes de marzo de 2020, puedan continuar gozando las prerrogativas del pago consolidado y el levante automático, esto es, a través de la calificación de bajo riesgo que de manera autónoma realice la aduana sobre los usuarios aduaneros. Esperamos que dichas calificaciones se pueden surtir rápidamente, pues similar a los usuarios de confianza, por ahora los importadores y exportadores no podrán solicitar a la DIAN su declaratoria, bajo el agravante que en la ley de financiamiento se indicó que la información del sistema de gestión de riesgo es de carácter reservado[4].

Fuentes:

[1] Decreto 390 de 2016, Artículo 34: Autorización y calificación de los importadores, exportadores y operadores de comercio exterior; Artículo 35: Tratamientos especiales

[2] Ibidem, Artículo 674: Aplicación escalonada, numeral 1º.

[3] Ibidem, Artículo 34: Autorización y calificación de los importadores, exportadores y operadores de comercio exterior, numeral 2º.

[4] Ley 1943 de 2018. Artículo 112. Información del sistema de gestión de riesgos de la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales. La información y procedimientos que administra el sistema de Gestión de Riesgos de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) tienen carácter reservado.

Juan Diego Cano García

Juan Diego Cano García

Director de Asuntos Legales de Analdex

Todas las publicaciones

No se pierda las novedades y beneficios de Mi Club Pymex en WhatsApp.​

En la base de datos encontrará las más recientes normas y conceptos emitidos por las autoridades que intervienen en el comercio exterior.

Base de datos de comercio exterior - BDEX

Comparte esta noticia!!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin