Colombia, con su mejor resultado en ‘ranking’ de competitividad

Comparte esta noticia!!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Colombia ganó tres posiciones en el escalafón global de competitividad, del Foro Económico Mundial (FEM), al llegar al puesto 57 entre 141 países.

Con este resultado, el país supera al 59 por ciento de las naciones analizadas, siendo el mejor resultado alcanzado en esta medición en la que se evalúan 103 variables, entre duras y de percepción, agrupadas en 12 pilares.

Entre las fortalezas para el ascenso de Colombia se encuentran la salud, la adopción de tecnologías de la información y la comunicación (TIC), y la estabilidad macroeconómica, mientras que las debilidades están relacionadas con las instituciones y la capacidad de innovación.

Luis Alberto Rodríguez, director del Departamento Nacional de Planeación, señaló que el avance se dio en 10 pilares, y en donde se retrocedió está más relacionado con opinión y no con datos duros.

Por su parte, Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, comentó que “antes había muchos datos de percepción que hacía que nos fuera mal, pese a los avances que pudiera haber en el país. Algo que es muy positivo para este año es que el peso que el FEM le está dando a los datos duros es del 70 por ciento y a los de percepción solo del 30 por ciento”.

Respecto al grupo de países de la región que son incluidos en la medición, Colombia sube una posición, pasando esta vez a Costa Rica. De esta manera, entre los latinoamericanos, Colombia ocupa el cuarto puesto en competitividad, después de Chile, México y Uruguay. Estos, en el escalafón global, ocupan los lugares 33, 48 y 54, respectivamente.

En el mundo, Singapur ocupa la primera posición, seguido de EE. UU. –en 2018 fue el primero–, Hong Kong, Países Bajos y Suiza.La mayor fortaleza y el mayor avance para Colombia se registra en el grupo que recoge las categorías del capital humano, específicamente en el pilar de la salud.

En este campo que mide la expectativa de vida saludable de los países, el ascenso de Colombia fue importante, ya que mejoró 19 posiciones, al finalizar en el puesto 16, después de haber estado durante dos años consecutivos en la casilla 35. En el pilar de salud, el país fue evaluado con un puntaje de 95 sobre 100.

El desempeño también fue sobresaliente en la adopción de las TIC, al ser este el segundo pilar con mejor calificación.

Sin embargo, aunque Colombia mejoró 3,2 puntos en una escala de 100, dada la mejora de otras naciones, cayó tres posiciones en esta categoría (pasó de puesto 84 al 87). En dicha categoría obtuvo un puntaje del 100 por ciento en suscripciones a telefonía celular y 62,3 por ciento en usuarios de internet.

Para Colombia, la estabilidad macroeconómica, que se determina por los índices de inflación y dinámica de la deuda, también representó un buen registro, al ganar 2,7 puntos y aumentar 13 posiciones en el ranking.

En contraste, la capacidad de innovación es el indicador más bajo. Si bien el país gana 0,9 puntos en este pilar, al obtener una calificación de 36,4 sobre 100, disminuye cuatro posiciones en el ranking, respecto al 2018 (cayó del puesto 73 al 77). La explicación es el mejor desempeño de otros países.

Aunque las publicaciones científicas tienen una calificación de 81 puntos, la inversión en investigación y desarrollo tan solo logra una nota de 8,1, en tanto que la calidad de las instituciones de investigación alcanza únicamente 12,8.

En este sentido, el ecosistema innovador, perceptible también en la categoría de dinamismo de los negocios, refleja que hay un estancamiento en el puesto 49 del escalafón desde el año pasado. En esta categoría, la variable correspondiente al crecimiento de las compañías innovadoras no alcanza los 50 puntos.

Además, el país bajó tres posiciones en el pilar de instituciones, en el que las variables de la fiabilidad de los servicios policiales, la regulación de las energías renovables y la protección de la propiedad intelectual se encuentran por debajo de los 50 puntos.

Sin embargo, el escalafón destaca, para el caso de Colombia, otras variables como la flexibilidad en la determinación de los salarios y la confianza en la gestión profesional.

Asimismo, los datos duros de la medición (que pesan 70 por ciento) reflejan un avance en términos de infraestructura. En este pilar se avanzó dos posiciones, para ocupar el puesto 81 en el ranking.

‘Estamos cerca de cumplir meta a 2030’

De acuerdo con Luis Alberto Rodríguez, director del Departamento Nacional de Planeación, el salto de Colombia en el escalafón de competitividad obedece a que se adoptó un sistema de competitividad nacional con una estrategia de largo plazo.

“El presidente Duque nos pidió seguir puntualmente estos informes de competitividad (Doing Business, IMD y el Foro Económico Mundial). Seguramente el próximo año será mejor porque aún no quedaron incluidos efectos de la ley de financiamiento”.

Por su parte, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, manifestó que además de la mejora de tres puestos en el índice, lo novedoso es que se superó al 59 por ciento de los países tenidos en cuenta, y que se está cerca de alcanzar la meta a 2030 de ser una de las tres economías más competitivas de la región.

En relación con la salud, pilar que obtuvo la mejor evaluación para el caso de Colombia, presentando una mejora de 4,1 puntos en su calificación, Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, afirmó que si bien la única variable analizada en esta categoría era la esperanza de vida, “el hecho de que Colombia se sitúe por encima de otros países refleja un avance significativo para la salud en el país”.

En este sentido, la expectativa de vida es un dato grueso para la medición, según afirma Rodríguez: “Si usted tiene un problema de cobertura, de calidad, de insuficiencia, incluso, de niveles de precios de medicamentos, seguramente impacta negativamente la esperanza de vida”.

De otro lado, Córdoba atribuye la caída de las cuatro posiciones en la capacidad de innovación a las limitaciones en aspectos como los mercados laborales.

“Colombia es una economía especialmente cerrada, incluso, una de las más cerradas del mundo, y eso hace que no haya competencia y, por lo tanto, que no haya el incentivo para aumentar la productividad y desarrollarla a través de la innovación”.

Sin embargo, destacó los esfuerzos del Gobierno, como el impulso del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

En infraestructura, Córdoba dice que aunque hay un avance, aún “Colombia tiene muchísimo camino por recorrer”.Así es el barrido para ver cómo compiten los países

El escalafón mundial de competitividad es un diagnóstico que cada año se hace con base en la evaluación de un grupo de países, que ya alcanza los 141, por parte del Foro Económico Mundial (FEM). Esta es una organización internacional para la cooperación público-privada con sede en Suiza, la misma que en enero de cada año organiza el Foro de Davos.

En la muestra de países setienen en cuenta tanto economías desarrolladas como países en desarrollo.

Desde el 2017, la organización implementó una nueva metodología compuesta por 12 categorías que agrupan 103 variables de datos duros (70 por ciento) y de percepción (30 por ciento).

Entre los cambios metodológicos respecto al 2018, los resultados de este año incluyen indicadores de regulación de eficiencia energética y de energía renovable en el pilar de infraestructura, y excluyen las variables como la restricción de comercio de servicios del pilar de mercado de bienes, y la movilidad interna en el pilar de mercado laboral.

Fuente: El Tiempo


Comparte esta noticia!!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin