Colombia podría sacar provecho de “guerra comercial” EU-China

Un análisis de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, identificó que hay 1.906 productos que Colombia ya exporta a Norteamérica y que podrían aumentar su participación en ese mercado

Colombia tiene oportunidad de aumentar sus exportaciones en 1.906, de los 3.246 productos que a partir del pasado 1 de septiembre entrarán a Estados Unidos, provenientes de China con un arancel del 15%”, sostiene un estudio de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia.

De acuerdo con el análisis de la misma, equivale al 58% de los productos y los sectores de prendas de vestir y agroindustria tienen mayores oportunidades con los nuevos aranceles.

“En una guerra comercial no se beneficia a nadie, solo deja perdedores en todos los niveles, pero, a pesar de eso, no podemos dejar de ver las oportunidades que se abren en ese contexto y ser proactivos para encontrarlas y aprovecharlas”, explicó la directora de AmCham Colombia, María Claudia Lacouture.

Participación

La entidad explicó que los 1.906 productos identificados corresponden a industrias con una alta participación en las exportaciones colombianas a Estados Unidos en 2018 y en el primer semestre de 2019.  Para el análisis de AmCham Colombia se tuvieron en cuenta exportaciones a EE.UU. superiores a US$10 millones en 2018, y que no hubiesen sido afectadas previamente por aranceles en el marco de la tensión comercial.

Algunos de los productos en los que Colombia puede aumentar exportaciones son prendas y complementos de vestir para bebés, camisones y pijamas de algodón y/o fibras sintéticas, abrigos, impermeables, chaquetones, capas y artículos similares, trajes de lana o pelo fino y fajas, entre otros.

En agroindustria, aceite de algodón en bruto, azúcar y jarabe de maple; nueces de macadamia: con cáscara; café sin tostar y descafeinado, chicles y gomas de azúcar, salsas preparadas, condimentos y sazonadores; follaje, hojas, ramas y demás partes de plantas, sin flores ni capullos, y hierbas, musgos y líquenes, para ramos o adornos: frescos.

En metalmecánica, productos laminados planos de hierro o acero: revestidos de aleaciones de aluminio y cinc; productos laminados planos de hierro o acero: estañados; tubos de los tipos utilizados para la extracción de petróleo o gas: soldados, de acero inoxidable, muelles (resortes) helicoidales: de hierro o acero; alfileres de gancho y bisutería, entre otros.

Las ventas

De acuerdo con la información de la oficina del representante comercial de Estados Unidos, USTR, el listado de productos que entró con arancel este primero de septiembre contiene bienes en donde menos del 75% de las importaciones de Estados Unidos correspondiente a esos productos fueron de origen chino.

“Las empresas que han tenido una cultura exportadora como parte de su estrategia de crecimiento, pueden sacar provecho ahora de las mayores oportunidades con Estados Unidos que se abren por la tensión comercial, pues ya tienen interiorizados los procesos de comercio exterior”, indicó Lacouture.

Agregó que “Colombia y las empresas deben hacer de las exportaciones una estrategia de largo plazo, no solo por buena tasa de cambio o por tener excedentes de producción, además de trabajar en la productividad”.

Está anunciada una nueva tanda de aranceles que entrará en vigencia el 15 de diciembre próximo para artículos como teléfonos celulares, computadores portátiles, consolas de video juegos, juguetes, monitores de computadores y algunos productos de calzado y ropa. En este grupo están productos en donde el 75% o más de las importaciones que hizo Estados Unidos en 2018 fueron de China.

“Vemos que la tensión comercial no es un tema de corto plazo, se podría extender hasta el año entrante y por eso debemos estar preparados con una estrategia de exportación consolidada y competitiva para poder aprovechar las oportunidades que pueden mitigar el impacto negativo de la tensión”, explicó la Directora de AmCham Colombia.

Respaldo

Sobre el comercio con Estados Unidos, Lacouture ha dicho en varios análisis que “es fundamental contar con una cruzada diplomática y empresarial que llegue al oído de actores influyentes en Estados Unidos para evitar que nuestra relación se deteriore o que nos veamos contra la pared frente a una tenaza arancelaria. Debemos volver a maletear ante el Congreso, ante asociaciones y ante el Gobierno de los Estados Unidos (tanto empresarios colombianos como americanos en Colombia) para mostrar las variables que están en juego, los avances que se están dando y los temas complementarios que se tienen entre los dos países”.

Señala que “tenemos que trabajar y evitar echar por la borda el trabajo de al menos siete años de diversificación de las exportaciones no mineras, la inversión de ese país en Colombia y en resumen, reducir a la más mínima expresión cualquier posibilidad de negocios”.

A pesar de que en el primer semestre los resultados para las exportaciones colombianas no han sido los mejores, Estados Unidos se sigue consolidando como el principal aliado comercial y su participación dentro de las ventas totales que hace el país aumentó en el primer semestre y llegó al 29,5%, frente a 26,1% del mismo período de 2018.

“Aunque las ventas hacia Estados Unidos registraron incrementos en el primer semestre, aún hay mucho potencial por explotar. Las empresas deben tener la exportación como una estrategia de crecimiento empresarial, más allá de la tasa de cambio, y prepararse para ofrecer los productos que el consumidor necesita”, dijo Lacouture.

Según los datos del DANE, entre enero y junio de este año las ventas de Colombia hacia Estados Unidos ascendieron a US$5.966 millones, un 6% más que los US$5.626 millones exportados a ese mercado durante el mismo del 2018.

De acuerdo con el análisis de Amcham Colombia, los productos no minero-energéticos que más crecieron en exportaciones a Estados Unidos fueron textiles, metales y sus manufacturas, y papel y sus manufacturas. 

Por su parte el presidente de la Asociación Nacional de Comercio, Analdex, ha dicho que la guerra comercial entre Estados Unidos y China ha generado una situación particular y la demanda internacional ha caído, pero el país tiene la necesidad de crecer en ese aspecto.

“Viendo el comportamiento de las ventas, se evidencia que estamos muy concentrados en el sector minero energético y en esta coyuntura Colombia tiene que mirar cómo diversificarse y crecer”, apuntó.

En el primer semestre del año, las ventas han caído incluso en el sector minero-energético, por eso es que, según Javier Díaz Molina, las opciones para el país están en el sector agrícola y agroindustrial, alimentos y servicios.

“Necesitamos hacer esto para crecer y también tener una visión sobre los países emergentes, en temas de crecimiento económico y como las diversas empresas conquistan el mundo y los distintos mercados”, dijo.

Fuente: El nuevo siglo