La Gestión del riesgo y la competitividad de las empresas

Comparte esta noticia!!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Los organismos multilaterales ven en la facilitación del comercio un factor clave para la competitividad de las economías. Para el Banco Mundial el control y la modernización en la operación de las aduanas, impacta en un 40% el flujo de comercio en una economía internacionalizada.

Este concepto demanda de una Aduana moderna que además de su responsabilidad general de mantener el control sobre el movimiento transfronterizo de mercancías, personas y medios de
transportes, se enfoque en proporcionar un nivel apropiado de facilitación para el comercio, y por lo tanto, mantener la regulación mediante el control que es una manera de reducir el impacto
de la intervención directa tanto como sea posible.

En el mundo, incluida Colombia, las autoridades aduaneras aplican sistemas de gestión de riesgos para determinar qué personas, mercancías y medios de transporte deben examinarse y en qué medida (Normas 6.3 y 6.4 del Convenio de Kyoto revisado de la OMA), en ese sentido, la OMA define la ‘gestión de riesgos’ como la aplicación sistemática de procedimientos y prácticas de gestión que proporcionan a las aduanas la información necesaria para abordar los movimientos o envíos que presentan un riesgo”.

Esta medida permite reducir el tiempo requerido para el despacho al tiempo que mejora los controles. De hecho, la gestión del riesgo es una de las medidas clave contenidas en el Acuerdo
sobre Facilitación del Comercio (AFC) de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Refleja una solución ‘gana-gana’ para el control gubernamental de los bienes y las empresas involucradas.

Los criterios de selectividad deben incluir, entre otras cosas, el código del sistema armonizado, la naturaleza de las mercancías, el de origen, el país desde el que se expidieron, el valor del historial de cumplimiento de los comerciantes y el tipo de medio de transporte. Para dar cumplimiento a este mandato multilateral, Colombia ha incluido en su legislación aduanera controles basados en
riesgos, artículos 492 al 495 del Decreto 390 de 2016.

Sin embargo, en el proceso de implementación de la figura han existido valoraciones que no generan la suficiente credibilidad en el sistema que permitan mejorar la contundencia del control de una parte y de otra garantizar un trato justo dentro de los fundamentales de la Constitución Política colombiana.

Dentro de los puntos más relevantes que se deben entrar a revisar en la parametrización del sistema y en los que hemos visto afectadas a las empresas que desarrollan operaciones de comercio
exterior encontramos:

  • Proporcionalidad de las faltas
  • La temporalidad de la falta
  • La buena fe de la empresa ante la autoridad de control
  • La gravedad de la falta
  • Su trayectoria efectiva y/o el volumen de operaciones

Estos puntos sumados a la correlación existente entre un bajo riesgo y los beneficios para los operadores de comercio exterior han conformado un escenario sombrío para las empresas que
realizan operaciones en Colombia, pues al no tener la claridad en los criterios se ven altamente afectadas y vulnerables ante una autoridad aduanera que limita las posibilidades de conocer las
variables más relevantes del sistema para así generar una planeación de sus operaciones aduaneras que no solo les permita verificar su status sino que anticipen las actuaciones ante las entidades colombianas competentes.

De otro lado, se está yendo en contravía del mismo manual para la gestión de riesgo establecido por la Organización Mundial de Aduanas donde se dispone un criterio selectivo basado en el cumplimiento voluntario, que en muchos casos frente a fallas en las cantidades o descripciones de partidas arancelarias del exportador de la operación el importador en Colombia  voluntariamente se presenta ante la autoridad acogiéndose a la respectiva sanción y por ello ya su calificación de riesgo es negativa.

Fuente: OMA, 2017 Risk management in the Customs context

Por ello se hace necesario, que se adopten posturas en vía a la complementación y al fortalecimiento del modelo, desarrollando mecanismos transparentes de información y de comunicación que apoyen la cuantificación y la ponderación del nivel del riesgo.

Por: Álvaro Forero, Director de Proyectos Especiales Analdex

Comparte esta noticia!!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin