Más comercio para todos

Comparte esta noticia!!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Hace casi 25 años, Colombia decidió dar el paso a la internacionalización de la economía. La visión fue avanzar en nuestra integración a través de Acuerdos Comerciales. Primero, con nuestros mercados naturales, los vecinos de la región. Luego, con los mercados más importantes para nuestras exportaciones: Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). Y más adelante, saltamos hacia mercados como Corea e Israel.

Producto de esa estrategia, hoy Colombia cuenta con 16 Acuerdos Comerciales vigentes con 62 países, que nos dan acceso preferencial a un mercado de 1.500 millones de consumidores en
el mundo. Esos acuerdos, varios de los cuales incluyen negociaciones en materia de inversión extranjera, nos han ayudado a insertarnos en el mundo, han eliminado restricciones arancelarias
y no arancelarias, nos han permitido fijar reglas del juego claras y predecibles y han ayudado a que los empresarios puedan hacer negocios más fácilmente.

Sin duda esta estrategia ha traído beneficios para el comercio exterior de Colombia. Las exportaciones totales hacia los mercados con los que tenemos acuerdos comerciales vigentes aumentaron 14% promedio anual entre 2000 y 2017, mientras que al mundo en general aumentaron 6,4% promedio anual. Según un estudio del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, todos
estos acuerdos, sin excepción, implicaron un aumento del número de empresas exportadoras a esos destinos, así como el número de productos exportados al año de entrada en vigencia.

No obstante, no hemos logrado masificar las firmas exportadoras, incluyendo las mipymes, que constituyen el grueso de nuestro tejido empresarial. Tampoco, diversificar la oferta exportable,
ni aumentar la participación de Colombia en el comercio internacional. En la actualidad, las exportaciones representan el 17,8% del Producto Interno Bruto (PIB), muy por debajo de América Latina y El Caribe y del mundo, que representan 21,4% y 27,5%, respectivamente. Por su parte, las importaciones representan 18,5% del PIB, mientras que en la región es de 20% y el mundo 22%.

El reto es que el comercio exterior sea en beneficio de todos y no un beneficio de pocos, que se
convierta en un eje fundamental del crecimiento económico y que logre traducirse en más y mejores empleos y en una mejor calidad de vida.

Con este objetivo en mente, proponemos al país la Política de Comercio Exterior para el Emprendimiento, la Legalidad y la Equidad, la cual se compone de dos estrategias fundamentales:
una, el aprovechamiento de los acuerdos comerciales vigentes y la conquista de mercados estratégicos; y dos, la facilitación del comercio como factor clave para mejorar la competitividad. Y hay un eje transversal, el comercio legal y leal, que nos asegure que el comercio se da en condiciones legales y de competencia leal, sin poner en riesgo nuestro sector productivo.

La estrategia de Aprovechamiento involucra varias acciones. La primera, es la diversificación de la oferta exportable de las empresas y de los mercados destino. Junto con el Programa de Transformación Productiva, ProColombia y Bancóldex trabajamos la identificación de los productos y servicios con mayor potencial exportador, ejercicio que validaremos con el sector
productivo y las regiones, para lo cual ya tenemos prevista una gira nacional.

La segunda, es la identificación de barreras y cuellos de botella que nos han impedido aumentar las exportaciones en esos sectores. Esto supone un ejercicio conjunto con el sector privado, pero sobre todo un reto de coordinación interinstitucional. Requeriremos del concurso de otras carteras y de sus entidades técnicas para asegurarnos hacer la tarea internamente en la fase de alistamiento, aprovechando la oferta institucional, así como externamente para garantizar un acceso real a esos mercados, impulsando una ambiciosa agenda de diplomacia sanitaria para productos agropecuarios.

Ya estamos en capacidad de mostrar algunos resultados: avanzamos en la profundización del Acuerdo con Guatemala que beneficia al sector textil, confección y al látex de caucho. Exportamos por primera vez tilapia a Islandia, llegamos con piña a Argentina y ese mismo mercado le abrió las puertas a nuestro limón Tahití. Además, se exportó aguacate Hass a Estados Unidos, en el marco del Agro Exporta. Si se quiere, todo el trabajo que hemos adelantado con ese Programa, de la  mano del Ministerio de Agricultura, el ICA y el PTP, con estos productos, es el ejercicio que  pretendemos replicar para todos los bienes y servicios.

En el eje de Facilitación, instalamos la Mesa de la que hacen parte entidades públicas y privadas. Ya adelantamos seis reuniones, cuatro de las cuales se realizaron en los principales puertos y la última abordó los retos en el comercio exterior vía aérea. Esta estrategia ha permitido identificar 84 cuellos de botella y definir 110 acciones, que involucran tanto a públicos como privados, para superar estos obstáculos, facilitar el comercio, reducir tiempos y costos en las operaciones de comercio exterior.

Finalmente, en la Mesa de Alto Nivel Anticontrabando hemos logrado abordar con
varias entidades de Gobierno la lucha contra el comercio ilícito en todas sus modalidades,
que afecta a varios sectores como textiles, confecciones y calzado, metalmecánica,
licores, cigarrillos, agroquímicos, combustibles y plástico, entre otros.

Con esta Política de Comercio Exterior construimos país. Lo hacemos con y para ustedes.

Por: Laura Valdivieso Jimenez, viceministra de Comercio Exterior

Comparte esta noticia!!!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin