Guerra comercial sería más dañina para Estados Unidos que para China

Los temores de una guerra comercial entre las potencias de Estados Unidos y China son cada vez mayores: este lunes se conoció que el país asiático impuso aranceles a 128 productos estadounidenses, en respuesta a las tarifas que Washington anunció el mes pasado sobre las importaciones de acero y aluminio chinos.

Pero, aunque Donald Trump anunció estos aranceles como un estímulo para la economía estadounidense, los analistas consideran que podría ser de hecho contraproducente en el mediano y largo plazo.

En efecto como dice Trump hay un importante déficit comercial pues mientras que Estados Unidos le mandó a China US$130.000 millones en 2017, importó de este país más de US$505.000 millones. Lo que deja una balanza comercial negativa estadounidense del orden de los $375.000 millones (es más grande que el PIB de Colombia).

Sin embargo, los mayores aranceles podrían no tener el efecto que espera Trump: las empresas chinas son reconocidas por luchar con fuerza por su posición de mercado (y les ayuda que muchas corporaciones tienen auxilios del Gobierno que les permiten costos operativos bajos), por lo que una reducción del flujo comercial a Estados Unidos podría no ser tan severa. En cambio, el principal efecto que se apreciaría sería un incremento en los precios al consumidor final estadounidense.

Uno de los principales rubros afectados sería el tecnológico, pues en 2017 Estados Unidos importó de China US$146.000 millones en equipos eléctricos y maquinaria. Además, según la Organización Mundial del Comercio más del 41% de la ropa y del 72% del calzado que se venden en EE.UU. vienen de China.

Y por lo menos en el mercado accionario ya se estarían sintiendo los efectos de los anuncios arancelarios de ambos países. Los temores de guerra comercial han provocado constantes caídas en los títulos de las tecnológicas, como Apple que ya completa una baja de 8% en los últimos 20 días. De hecho, por este fenómeno Wall Street tuvo un mal comienzo de segundo trimestre, pues este lunes el índice S&P 500 cerró en el nivel más bajo desde principios de febrero.

Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, explica que “puede que en el corto plazo Estados Unidos vea alguna ganancia, pero en el mediano y largo plazo es claro que perderá más que China. Los aranceles que impuso van en contra de la competitividad, al cerrarse solo provocará castigar a los estadounidenses con mayores precios. Pero tengamos en cuenta que Trump es un negociador, por lo que tenemos que esperar qué es lo que acuerda con China, o si realmente se da una guerra comercial”.

Díaz Molina agrega, que “en caso de una guerra comercial Colombia también se vería afectado. El comercio mundial viene creciendo precisamente gracias a China y Estados Unidos, y este conflicto frenaría esta dinámica. Y nuestro país se verá golpeado pues depende en gran medida de la demanda internacional, la cual sería menos fuerte en caso de una guerra comercial”.

Fuente: EL ESPECTADOR