Javier Díaz Molina, desglosa los avances que Colombia está logrando con las exportaciones

Colombia ha firmado numerosos acuerdos de libre comercio en los últimos años, y la Alianza del Pacífico, que también incluye a México, Chile y Perú, sigue madurando.

Una agencia en la nación sudamericana que está ayudando a avanzar en el comercio internacional es Analdex la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Asociación Nacional de Comercio Exterior).

Para aprender más sobre el estado de las exportaciones colombianas, Loren Moss, editor ejecutivo de Finance Colombia, se sentó recientemente para conversar con Javier Díaz Molina, economista y Presidente Ejecutivo de Analdex.

Loren Moss: Así que estoy aquí Javier Díaz Molina, si entiendo correctamente, ¿Analdex es la unión para el sector exportador de Colombia? ¿Es eso correcto?

Javier Díaz Molina : Sí. Nacimos como la Asociación Exportadora en 1971, y Analdex se fundó como la Asociación Nacional de Comercio Exterior. Sin embargo, hace algunos años, la junta directiva dijo que no solo deberíamos mirar las exportaciones sino también el comercio exterior.

Entonces, mantuvimos Analdex, pero ahora somos la Asociación Nacional de Comercio Exterior, y abrimos el camino no solo para los exportadores pero también para las compañías importadoras y las compañías de logística también. Entonces, realmente estamos enfocando todo el tema de comercio exterior de Colombia.

Loren Moss: ¿Qué rol tiene Analdex en apoyar a las empresas colombianas en exportar a lugares como Estados Unidos, la Unión Europea, Corea del Sur y cualquier otro país? otros mercados a los que quieren llegar?

Javier Díaz Molina : Colombia no ha aprovechado los acuerdos de libre comercio de manera adecuada, y precisamente eso no se ha hecho porque, cuando comenzó la vigencia de estos acuerdos, Colombia estaba sufriendo de la valoración de su moneda. Entonces, las exportaciones se concentraron principalmente en el petróleo y en la minería. Debido al gran aumento de los precios del petróleo a principios de esta década, se puede decir que hubo una especie de “enfermedad holandesa” de un sector con un boom de precios.

Pero después de la caída de los precios del petróleo en 2014, y luego la devaluación del peso, vino el ajuste de la economía. Y ahora estamos viendo cómo la actividad de exportación vuelve a ser rentable, y hemos empezado a ver un mejor rendimiento para las exportaciones. La economía internacional también contribuye a esto: la recuperación de la economía estadounidense, la economía europea y la economía de la región.

Recordemos que, en 2016, Venezuela, Ecuador, Argentina y Brasil tuvieron un crecimiento negativo de sus economías, y esos son los compradores de nuestros productos manufacturados, los productos con un valor agregado. Entonces, la mejor economía internacional de hoy y el mejor comportamiento del tipo de cambio, seguro nos permitirán ahora comenzar a ver cómo podemos aprovechar estos acuerdos de libre comercio.

Loren Moss: ¿Qué sectores de la economía son? viendo mejores exportaciones?

Javier Díaz Molina : Se empieza a ver, primero en el sector agrícola, un mejor desarrollo de productos como café, plátanos, flores, pescado. La tilapia y la trucha han comenzado a exportarse al mercado estadounidense. Aprovechando la ubicación geográfica de Colombia, podemos enviar pescado que no está congelado, pero refrigerado, a los Estados Unidos. Pueden partir y llegar el mismo día a los Estados Unidos. Pueden llegar a los restaurantes como filetes refrigerados no congelados, lo que les da un mejor precio.

También estamos desarrollando protocolos que nos permitirán ingresar a ese mercado con las frutas que no se requieren para someterse a tratamientos de cuarentena de seguridad, como en el caso de la uchuva, que tuvo que someterse a un tratamiento en frío que disminuyó su vida útil. Entonces, gracias a todo esto, la fruta puede llegar fresca al mercado norteamericano desde las zonas aquí en Colombia.

Lo mismo ocurre con el aguacate. Recientemente, a fines del año pasado, vimos la aprobación de nuestro aguacate para el mercado de América del Norte. Estamos desarrollando, particularmente Analdex, un proyecto en siete departamentos colombianos, entre más de 800 productores, para garantizar que un kilómetro alrededor de esos campos esté libre de enfermedades. Y eso permite que esos productos lleguen, sin someterse a ningún tratamiento de frío, vapor o calor, al mercado de EE. UU.

Otros productos vienen a continuación. Ya firmamos el plan de trabajo operativo para cítricos, que incluye naranjas dulces, mandarinas y pomelos. Y después de esto, viene pimientos y otros productos. Entonces, esta nueva etapa seguramente permitirá que Colombia comience a aprovechar, de una mejor manera, estos acuerdos de libre comercio.

Y lo mismo está sucediendo con Europa. Vemos eso, anteriormente exportamos básicamente petróleo o carbón o ferroníquel a Europa. Pero, ahora, los fabricantes están empezando a encontrar otros nichos específicos. Por ejemplo, trajes de baño, ropa interior femenina, ropa deportiva: una serie de productos de alta calidad y alto precio. Estos han comenzado a llegar a mercados que demandan calidad, diseño, exclusividad.

Entonces, creo, vamos a tener un mejor desempeño para nuestras exportaciones. Desde los últimos días del año pasado, hemos tenido un crecimiento de las exportaciones agrícolas y agroindustriales, y la fabricación ha sido constante. Por lo tanto, esperamos que 2018 traiga la consolidación de ese proceso y comencemos a ver nuevos productos en los mercados internacionales.

Loren Moss: ¿Qué desafío presenta la red de transporte? En Colombia, aparte de los ferrocarriles pequeños para el transporte de carbón, no existe una red de ferrocarriles. ¿Qué impacto tendrá el proyecto 4G para revisar la red de carreteras de la nación, que ya se está ejecutando? ¿O qué impacto veremos desde el puerto que se está construyendo en el Golfo de Urabá?

Javier Díaz Molina : Sí, sin dudas esa es una de las áreas en las que se está trabajando. Básicamente tenemos un sistema de transporte basado en camiones, no en ferrocarriles, no en el río Magdalena, no en ríos. Esas son cuestiones que deben ser desarrolladas, pero mientras tanto, lo que el gobierno ha trabajado es desarrollar una red de carreteras que permita que el centro del país esté conectado con los puertos marítimos en las autovías. Y eso está siendo desarrollado.

Por supuesto, lleva tiempo, pero indudablemente, esto nos permitirá disminuir el tiempo y el costo en términos de transporte. Cuando uno mira el tema de los costos, somos mucho más caros que algunos de nuestros competidores, como Chile o Perú. Pero es porque tienen sus centros productivos cerca del puerto. Tenemos los nuestros en el centro del país. El triángulo Bogotá-Medellín-Cali es nuestro centro de fabricación. Entonces, tenemos que ver cómo podemos conectar de manera más eficiente esos lugares con los puertos.

El río Magdalena también puede convertirse en un factor de movimiento de grandes cargas, de gran peso y volumen, que permite a Bogotá ser un mejor exportador de productos manufacturados. Una opción es salir de Bogotá a Puerto Salgar, ya sea por tierra o por tren, y desde allí, conectar con el río Magdalena. Lleva tiempo, pero creo que se debe trabajar.

Loren Moss: ¿Cómo el mundo digital influye en todo esto? ¿Puede Colombia aprovechar mejor las ventas en línea?

Javier Díaz Molina : El otro elemento en el que tenemos que trabajar -y aquí en Analdex estamos desarrollando un proyecto al respecto- es el comercio electrónico , la forma moderna de comercio. Cuando uno mira lo que está sucediendo en el mundo, un artículo reciente del presidente de Ali Baba dice que el comercio electrónico va a “retirar” los contenedores porque una gran cantidad de cargas ahora se van a administrar en paquetes a través de las vías aéreas. Esto provocará la eliminación de las cadenas intermedias, y el productor enviará los productos directamente a los consumidores a través del comercio electrónico. Hay muchos productos que pueden hacer uso de esto.

Recientemente, tuve la oportunidad de estar con DHL, que estaba inaugurando un segundo vuelo a los Estados Unidos. Están triplicando la operación porque es un avión cuya capacidad es de 50 toneladas. Y en 24 horas puede estar en Miami o en Nueva York. Por lo tanto, puede enviar, por ejemplo, un vaso y un comprador podrá recibirlo en Nueva York en solo 24 horas. No hay dudas sobre el potencial de estas posibilidades de comercio electrónico.

Entonces, parte de lo que estamos tratando de desarrollar es tener una regulación aquí en Colombia que sea comercio electrónico. Queremos reglas que faciliten las operaciones, para que no haya papeles, barreras u obstáculos para este tipo de comercio.

Loren Moss: ¿Qué papel tiene Analdex para el empresario que no sabe tanto? Me imagino que tiene eventos y varios recursos, pero básicamente ¿cuándo debería una empresa contactarse y comunicarse con Analdex?

Javier Díaz Molina : Tenemos una serie de servicios, que incluyen algunos servicios básicos para las compañías. Por ejemplo, hacemos muchas cosas en el área de la información. Muchas empresas me dicen: “Oye, quiero saber cuál será la tarifa de mi producto en este mercado”. O preguntan: “Quiero traer una maquinaria de los Estados Unidos”. ¿Cómo puedo hacerlo? ¿Cómo puedo recibir los beneficios de los incentivos que existen? “. Así que ayudamos en esta capacidad de asesoramiento.

Y ayudamos a algunas empresas afiliadas en áreas como la interacción con la agencia tributaria de DIAN. A veces me dicen: “Se apoderaron de mi mercancía, creo que estoy en lo cierto, pero la mercancía se confisca”. Entonces, ingresamos para echar un vistazo a la documentación. Vamos a ver si tienes razón.

Colombia tiene un nido de tráfico de drogas, y el tráfico de drogas trata de contaminar las cargas legales. Entonces, podemos estar trabajando con la policía antinarcóticos en muchos casos para visitar las empresas y ayudarlas a comprender las normas de seguridad. Por ejemplo, los laboratorios farmacéuticos me dijeron, “están abriendo nuestros medicamentos en el aeropuerto”. Así que nos sentamos con la policía y les decimos: “vamos a visitar los laboratorios, conocemos los procesos”. Los ayudamos a llegar conozca las normas de seguridad de tal manera que, cuando tenga un caso para uno de estos laboratorios, sepa quién es y cómo manipular esos medicamentos para no dañarlos. Lo mismo sucede en los temas de alimentación.

Hay otras empresas que nos piden que les ayudemos a encontrar mercados. Así que tenemos algunas redes de información, y contamos con el apoyo de las oficinas comerciales de ProColombia en el extranjero para buscar posibilidades de comercialización. Además, ayudaremos a las empresas del exterior que buscan proveedores. Los conectamos con proveedores Les contamos de qué se trata Colombia.

Loren Moss: Colombia se encuentra en un ciclo de elecciones. Desde el punto de vista de un inversionista extranjero, ¿qué riesgo hay para la economía colombiana?

Javier Díaz Molina : Lo que hemos hecho es contactar a los candidatos. Los hemos traído aquí a nuestra junta directiva. No solo para que nos digan en qué están pensando, sino también para que escuchen nuestras posiciones en el tema de, por ejemplo, el comercio electrónico. Entonces hemos estado desarrollando un diálogo con cada uno de ellos.

Particularmente para los extranjeros, tenemos que pensar que Colombia tiene una estructura institucional relativamente fuerte y que tiene una separación de poderes, por lo que un presidente no puede hacer lo que sea que él quiera Hay un Congreso, hay tribunales, que no permitirán que cosas locas se hagan. Entonces, hay una estructura institucional que funciona -con fallas- en el tema de la justicia.

Fuente: NOTI TULUÁ