Los puntos clave de la nueva regulación aduanera

Después de 7 años de concertación entre el sector público y privado para la modernización de la regulación aduanera del país, el Gobierno ha expedido el Decreto 390 de 2016 “nueva regulación aduanera”, en un momento coyuntural para la economía y que promete ser un verdadero instrumento para la promoción del comercio exterior.

Es así como la nueva normativa pretende armonizar los regímenes y el lenguaje con la normativa internacional; modernizar las operaciones de comercio exterior a través del sistema informático que evitará la presentación de documentos físicos y permitirá realizar el perfil de riesgo del operador de comercio exterior; facilitará, sin comprometer el control, las operaciones comerciales por medio de diferentes elementos, que involucra además la logística, y evitará la imposición de sanciones por errores formales, enfocándose en aquellos conductas que generan un perjuicio para el fisco como es el contrabando.

Ha continuación resaltamos 7 temas para comprender el decreto.

1. Como se comentó arriba, la nueva regulación armoniza las operaciones y el lenguaje con la legislación internacional, es así como encontramos términos como desaduanamiento entendida como “nacionalización” aplicada a todos los regímenes, aforo que reemplaza la inspección y los derechos e impuestos a la importación por tributos aduaneros, entre muchos otros. Es por esto que el Convenio de Kyoto será una guía o base al momento de la lectura del decreto.

2. Los declarantes siempre serán los importadores, exportadores, o quienes declaren el régimen de tránsito y almacenamiento, esto quiere decir que la figura de la agencia de aduanas será potestativa, en la medida que la responsabilidad recae siempre sobre el declarante aun así se pacte un robusto mandato aduanero.

3. El decreto recoge todos los usuarios y actores de la actual legislación e incorpora algunos nuevos como el agente aeroportuario bajo la denominación de operadores de comercio exterior. Estos operadores tendrán obligaciones comunes y especiales por la actividad que desarrollen.

4. En el entendido que la columna vertebral es la gestión del riesgo, la nueva regulación contempla tratamientos especiales para aquellos operadores que brinden alta confianza a la autoridad aduanera y en su orden de importancia son: los operadores económicos autorizados, los usuarios de confianza y el exportador autorizado.

5. Desaparecen las modalidades y suben a la categoría de régimen, es así como encontraremos en el régimen de importación la i) definitiva, ii) suspensiva, iii) transformación y ensamble y iv) especiales de importación. Para el caso de exportación encontramos los regímenes i) definitiva, ii) temporal y iii) especiales de exportación. En tránsito tenemos i) tránsito aduanero, ii) cabotaje y iii) transbordo. Por último se adiciona un nuevo régimen, este es el de depósito aduanero.

6. Se elimina la sanción tipo general o en blanco, propuesta en algunas versiones del proyecto y se reemplaza por una amonestación aplicada por el incumplimiento de formalidades. Además se incorporan las causales de exoneración de responsabilidad que confieren al operador una herramienta de defensa frente a los procesos sancionatorios. Entre las causales vale la pena destacar: el hecho de un tercero y aquellos incumplimientos derivados de fallas en los sistemas informáticos de la aduana o propios.

7. En cuenta a la vigencia, la aplicación de la legislación será escalonada por fecha de la siguiente forma: un primer grupo de artículos a los 15 días de expedido, un segundo grupo a los 180 días, término en el cual se deberá expedir la resolución reglamentaria, y el resto quedará supeditado a los ajustes informáticos que no podrá tomar más de 24 meses.

Además es importante resaltar los elementos de cara a la logística que integra la nueva regulación que serán determinantes para cumplir con los compromisos adquiridos en los acuerdos comerciales, esto es, el desaduanemiento en 48, que al día de hoy estamos alrededor de 276 horas, que integran entre otros las operaciones 24 por 7, inspección no intrusiva, inspección simúltanea, los centros de distribución logística internacional, los dispositivos electrónicos de seguridad, entre otros.

Pasando a otro tema, los lectores se podrán preguntar ¿Qué sucedió con las zonas francas, las sociedades de comercialización internacional y los usuarios de Plan Vallejo? Estas figuras conocidas como los instrumentos de promoción al comercio exterior fueron retirados de la regulación en virtud del traslado de funciones de la DIAN al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y por tal motivo, la aduana no podría regular estos temas hasta tanto el Ministerio no expidiera los decretos y la resolución de política de cada uno de los instrumentos, los cuales por ahora se encuentran en discusión de los proyectos.

Por último, como se puede apreciar, son pocos los artículos con aplicación inmediata dado que en su mayoría están sujetos a los ajustes informáticos, por lo que recomendamos estar atentos a las resoluciones reglamentarias y sus vigencias para queda tema en particular.

Por Juan Diego Cano García

Director de Asuntos Legales ANALDEX